El trabajo del comunicador(a) organizacional

Todo profesor de comunicación organizacional a nivel introductorio enfrenta tarde o temprano una pregunta demoledora proveniente de alguno de sus alumnos: “¿qué hace, exactamente, el comunicador organizacional?” En estas circunstancias, el docente tiene ante sí un dilema:


– lanzarse a enlistar una serie de responsabilidades y actividades, con riesgo de quedarse corto y no hacer justicia a la función o pasarse y, además de aburrir, dibujar un panorama amenazante de apariencia inabarcable; o

– admitir que en realidad no hay una respuesta única a la pregunta, quizá poniendo en juego su imagen ante el alumnado pero haciendo honor a la verdad.


La verdad -si nos atenemos a la experiencia- es que el conjunto de responsabilidades y actividades de cada comunicador organizacional es diferente como diferente es cada organización respecto a todas las demás. No hay forma de diseñar algo así como un “puesto estándar” aplicable a todas las organizaciones porque, para asegurar su efectividad, las actividades comunicativas deberán planearse y desarrollarse con base en las necesidades concretas de cada organización y en consistencia con su naturaleza, cultura y situación. La función de comunicación o se desarrolla a la medida de cada organización o acaba siendo un
 
LAS TAREAS
Desde una perspectiva algo más específica, el objetivo general para la función de comunicación en las organizaciones podría ser: desarrollar e implantar estrategias de comunicación que respalden a la organización en el logro de sus objetivos, ofreciendo recursos efectivos de coordinación, apoyando los procesos de cambio y reforzando la integración del personal. Entre las actividades más relevantes que tiene que desempeñar el comunicador para lograr este objetivo se encuentran las siguientes:
a) Desarrollar estrategias, planes y políticas de comunicación.
b) Participar en la planeación y producción de programas de comunicación.
c) Concebir y desarrollar programas de comunicación desde y/o para otras áreas de la organización.
d) Colaborar en la preparación de manuales de políticas y procedimientos.
e) Desarrollar y llevar a la práctica programas de entrenamiento en comunicación.
 
EL FUTURO
El campo de acción de la comunicación organizacional, no obstante, sigue sin definirse lo que, desde cierta perspectiva, puede considerarse como una ventaja porque significa áreas de oportunidad para el comunicador con iniciativa. Entre ellas es factible identificar las siguientes:
– Comunicación organizacional integral,evitando la división entre comunicación interna, relaciones públicas y publicidad.
– Desarrollo organizacional.
– Comportamiento.
– Capacitación y entrenamiento.
– Informática y sistemas.
 
Por Salvador R. Sánchez Gutiérrez
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s